Departamento de Ciencias Ambientales y Recursos Naturales Renovables

Facultad de Ciencias Agronómicas, Universidad de Chile

Av. Sta. Rosa 11315,

Santiago-La Pintana, Chile

bosqueciencialab@gmail.com 

+56229786813 - anexo 204

© 2016. Creado con Wix.com

Representatividad de bosque nativo disminuyó 4,2% en los últimos 15 años

Publicado el 06/09/2011 en el Diario Electrónico Radio Universidad de Chile

En Julio se publicó el último informe de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) sobre el Catastro de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile. Tanto empresarios como representantes del Gobierno insisten en argumentar que la superficie actual de bosques nativos no muestra un proceso de disminución con respecto al año 1997. Sin embargo según las estadísticas publicadas por CONAF esta conclusión es errada. Este informe muestra claramente que la representatividad en los recursos forestales a nivel nacional de bosques nativos disminuyeron en 4.2%.

Si se diferencia entre los distintos componentes del bosque nativo (por ejemplo bosque adulto o renoval), el bosque nativo adulto ha retrocedido a nivel país en alrededor de 65 mil ha. En términos porcentuales, los bosques nativos adultos perdieron un 3% de representatividad a nivel nacional. Aunque los bosques nativos aumentaron en cantidad (+169 mil ha), es importante subrayar que esta cifra es arrastrada mayoritariamente por el aumento en la superficie de renovales (alrededor 220 mil ha), los cuales son bosques que se han generado luego de la degradación o corta a tala rasa de bosques nativos adultos.

En Chile se tiende a ignorar que el mayor proceso de degradación de bosques nativos adultos es a través de cortas ilegales. Estas siguen ocurriendo en el país por los vacíos de la legislación forestal actual y la falta de fiscalización de las autoridades de gobierno. En este contexto, es importante señalar que la definición de bosque no es trivial, ya que estas estimaciones de superficie son sensibles a las definiciones usadas. Por ejemplo, se ha criticado la definición global de bosques de FAO porque ha permitido llamar “bosques” a monocultivos industriales de árboles que se expanden a expensas de la destrucción de otros ecosistemas. Ahora bien, en el contexto chileno, ¿por qué es preocupante que los bosques nativos adultos hayan disminuido? La respuesta es simple. Este tipo de bosques son los que sostienen la mayor diversidad del país y además almacenan la mayor cantidad de carbono en su biomasa, lo cual es relevante en el contexto de la mitigación del cambio climático.

Múltiples trabajos científicos, publicados recientemente han mostrado la relevancia de los bosques nativos adultos en el contexto regional, sudamericano y global. Recientemente científicos internacionales han llamado la atención sobre la relevancia de preservar los bosques adultos no intervenidos (también conocidos como bosques primarios) para asegurar la provisión de múltiples servicios ecosistémicos, entre ellos alimentos, productos no madereros, provisión de agua, captura y almacenamiento de carbono, belleza escénica, patrimonio natural y cultural. En Chile se hace oídos sordos de estos llamados internacionales, ya sea por ignorancia o por intereses político-económicos. Sin embargo la ciudadanía debiera tener claro que si la política forestal nacional sigue avalando el proceso de disminución de bosques nativos adultos nos veremos enfrentados en el futuro a la pérdida de un patrimonio natural y cultural que ha requerido cientos de años, en algunos casos milenios, en desarrollarse.

¿Estamos dispuestos a dejar que esto pase? Debemos recordarles tanto a los empresarios como al gobierno que el año 2011 es considerado por la FAO como el año internacional de los bosques, por lo tanto en este año es de especial importancia la imagen país que Chile asume en el sector forestal. Asimismo la ciudadanía debe exigir mayores esfuerzos para la preservación del patrimonio forestal nativo del país y la prevención de los impactos futuros que ocurran en el contexto del cambio global. Para esto debemos mirar de manera objetiva las estadísticas que el Estado desarrolla y no levantar testimonios erróneos sobre información que debiera respaldar las políticas forestales futuras para avanzar hacia el desarrollo sustentable del país.